top of page

MONTESSORI BILINGÜE

Educando con Propósitos y Valores 

María Montessori, desarrolló un método pedagógico, a través de la observación de los niños y la base de este, son materiales sensoriales que satisfacen sus necesidades. Dejó los niños trabajar libremente en un ambiente preparado especialmente para ellos, donde podían hacer sus propios descubrimientos y formar sus conceptos a través de experiencias concretas y prácticas. El niño es libre de elegir en qué quiere trabajar y por cuánto tiempo. A través de la repetición alcanza el perfeccionamiento y el resultado es una gran satisfacción interna, una habilidad conquistada y la autodisciplina. Los niños se autoconstruyen a través del trabajo siguiendo el siguiente proceso: 

 

Interés > actividad con propósito inteligente escogida libremente > control de error > repetición > concentración > logro > satisfacción interna > habilidad conquistada > autodisciplina

Lo que la Dra. observó fue una disciplina espontánea, un dominio de sí mismos que se desarrolla cuando se da a los niños actividades con un propósito inteligente que despierte su interés, los cuales son libremente escogidos por ellos. El niño no hace el trabajo para obtener resultados, sino  

para ejercerse y fortalecerse. Cada vez que logra hacer algo por sí mismo obtiene seguridad y fortalece su personalidad. Cada vez que tiene éxito, se dice a sí mismo: “Yo puedo” que equivale a “Yo valgo”. La seguridad que va adquiriendo le da la fuerza necesaria para enfrentarse a otras tareas que antes no había realizado. Lo importante no es la actividad como tal, sino el sentimiento de seguridad que lo llevan al fortalecimiento de su persona.

 

La meta siempre fue desarrollar al máximo el potencial de cada niño, de ahí la lección que María Montessori dejó: “No me sigan a mí, sigan al niño.”. Se dio cuenta que la educación debe de empezar desde el nacimiento porque estos años son decisivos en el desarrollo de la personalidad. Es en ese momento, en el que funda las Comunidades Infantiles para los niños de dos a tres años de edad. Después se creó Casa de niños para edades de 3 a 6. Luego Taller 1 para niños de 6 a 9 y Taller 2, de 9 a 12. Para los de 12 a 15 se creó la Comunidad de adolescentes. Nido, para niños menores de 2 años se creó pensando en las madres trabajadoras.

 

La infancia es por excelencia una etapa sensorial. Y el niño cultiva su inteligencia a través de sus sentidos. Debido a esto, la Doctora perfeccionó diversos materiales pedagógicos para que el niño adquiriera conocimientos vívidamente, por la experiencia directa con objetos tangibles.

Periodos sensitivos

María Montessori mencionó que el niño tiene leyes naturales internas que impulsan su desarrollo, al seguir sus leyes naturales realmente están satisfaciendo sus necesidades. A estas leyes las llamó periodos sensitivos. Estos son lapsos de tiempo en el que el niño tiene un intenso interés en repetir ciertos actos. La alegría especial que el niño manifiesta durante estos períodos resulta de su intenso deseo de hacer contacto con el mundo. Estos periodos son pasajeros y se limitan a la adquisición de un carácter determinado. Una vez desarrollado este carácter, cesa la sensibilidad correspondiente. Propuso cuatro periodos sensitivos esenciales: el orden, el lenguaje, el movimiento y el refinamiento de los sentidos.

DSC00993.jpg

Orden es a través del orden externo (orden físico, límites, rutinas y hábitos) que rodea al niño, que él podrá construir su orden interno, esencial para el desarrollo emocional y cognitivo. Con este orden, el niño crea un esquema mental del mundo para poder orientarse y sacar conclusiones acerca del ambiente que lo rodea. Este periodo inicia con el nacimiento y termina aproximadamente a los 5 años. Su manifestación extrema se presenta al final del primer año de vida.

 

Movimiento es fácil observar como en el niño pequeño existe una irresistible sensibilidad hacia el movimiento, ya que a través de este, se construye. El movimiento se vuelve cada vez más refinado y se puede apreciar como el niño entre 2 y medio, y 4 años pasa por una etapa en la cual es sensible a desarrollar actividades que lo llevan a la exactitud y precisión de sus movimientos. La filosofía del movimiento es esencial en Montessori pues corresponde a una necesidad fundamental para el desarrollo del niño.​

 

Refinamiento de los sentidos si se observa a un niño pequeño nos daremos cuenta que desde que nace tiene una sensibilidad especial hacia lo que puede percibir a través de sus sentidos. Esto se debe a la necesidad imperiosa de conocer su ambiente. La infancia es por excelencia una etapa sensorial. Es así que, en sus primeros tres años de vida, el niño absorbe de manera inconsciente y sin ningún orden todo tipo de sensaciones. Necesita múltiples experiencias sensoriales para desarrollar y refinar sus sentidos.

Lenguaje durante este periodo el niño desarrolla la organización de sus cuerdas vocales, la semántica (significado de las palabras), la sintaxis (orden de las palabras en una oración y función) y la pronunciación. Todo esto lo hace sin consciencia, sin esfuerzo y sin clases especiales. Lo realiza escuchando, jugando y viviendo. Es el período más largo y complejo

DSC03315.jpg
Mente absorbente

Montessori también habla sobre una mente privilegiada, que solo los niños poseen, capaz de absorber todo lo que está a su alrededor, una Mente Absorbente. De los cero a los tres años absorben todo lo que hay en su ambiente como esponjas. De los tres a los seis años empieza a haber una clasificación y discriminación de todo lo que absorben. Es fundamental la educación en este periodo porque los niños asimilan su ambiente a través de los sentidos, construyen su mundo a través de ellos. Lo que el niño absorbe va creando su carácter y personalidad.

DSC02608.jpg
Desarrollo social

Dentro de un Ambiente Montessori, se lleva a cabo una vida social genuina, respetando los intereses, y las necesidades individuales y del grupo. Los niños se mueven libremente en sus propias ocupaciones dentro de su medio ambiente sin interrumpir el trabajo de otros. Se encuentran y se saludan, discuten problemas comunes, se corrigen errores mutuamente y se muestran el uso de los materiales, entre ellos. También, se ayudan de diferentes maneras. En ocasiones, algunos niños preparan la comida para sus compañeros, otros ponen la mesa, otros sirven la comida, otros lavan los trastes, otros regresan todo a su lugar, etc. En todo Ambiente Montessori vemos una vida social real que se desarrolla con bastante naturalidad y espontaneidad día con día.

IMG_6890.JPG
Límites y consecuencias

Para que un Ambiente funcione se tienen que tener límites muy claros. Por ejemplo, sólo hay un ejemplar de cada material. Si un niño quiere el material que alguien más tomó, debe de esperar su turno. Esto les enseña paciencia y respeto. Un niño tiene la libertad de tomar el material que desee y utilizarlo, pero no está permitido aventarlo o dañarlo, si lo hace, lo debe guardar. El niño también puede elegir trabajar o no hacerlo, pero no está permitido interrumpir a sus compañeros en la hora de trabajo. Lo que se busca es crear un Ambiente en el que los niños comprendan el porqué de las acciones, límites y normas. De nada sirve que sigan las normas, “porque dijo la Guía que así era”, es mejor que ellos mismos comprueben al experimentarlo, que los límites y normas son verdaderas y útiles.

 

En Montessori no se utiliza el castigo como forma de aprendizaje. Se asigna una consecuencia y se platica con el niño acerca de lo sucedido, tranquilamente y sin emociones negativas. Se busca que el niño logre ver y entienda porqué lo que hizo no fue correcto. Se dirige a que vea lo que sucedió, en vez de imponer un castigo o regla inapropiado que tal vez el niño no comprende. Así el niño se puede involucrar en reparar lo sucedido. Las Guías se abstienen de solucionar los problemas que enfrentan los niños, pero si los pueden guiar. Se permite que ellos mismos solucionen sus problemas porque esto los prepara para que en el futuro sepan afrontar sus problemas aceptando su parte de responsabilidad y actuando pensando en el bien común.

DSC02200.jpg
Lenguaje

En un Ambiente Montessori, en todo momento se modela el uso correcto del lenguaje, ya sea para resolver conflictos, llamar a las cosas por su nombre o enriquecer el vocabulario. Según la perspectiva de la filosofía Montessori, los niños tienen la capacidad de adquirir múltiples idiomas simultáneamente, gracias a la mente absorbente. En Nia School se busca desarrollar al máximo el potencial, creatividad y curiosidad de cada niño, a través de la propia experiencia. Por estas razones se propone un Montessori bilingüe en el que se aprovechen las cualidades naturales de los niños para aprender, con el propósito de darles herramientas que les sean útiles a lo largo de la vida. 

Bilingüismo en Nia

En Comunidad infantil, Casa de niños y Taller se acerca a los niños al idioma inglés en el trabajo diario, por medio de conversaciones, presentaciones, canciones, al exponer temas y al recibir indicaciones de la Guía y maestra de inglés.

 

En Comunidad Infantil y Casa de niños, además del trabajo general en inglés, el enriquecimiento de vocabulario y el proceso de lectoescritura (Casa de niños) se trabaja en español.

 

En Casa de Niños se inicia un trabajo más formal con la maestra de inglés que trabaja el programa de lectura de Heron Books. Este programa consta de una serie de librillos con los que los niños aprenden el sonido de las letras, lectura de palabras cortas y lectura de frases cortas, trabajando uno a uno con la maestra.

 

En Taller los niños trabajan la mitad del día con una Guía de español y la otra mitad con una maestra de inglés entrenada en el programa de inglés de Heron Books. Con este programa se cubren las siguientes áreas: reading, writing, handwriting, spelling and research. Los temas generales, así como los proyectos finales, se ven en español e inglés de acuerdo al método Montessori.

_DSC3039.jpg
Glosario
  1. Método pedagógico. Forma en la que los maestros logran que los estudiantes adquieran conocimientos y habilidades.

  2. Materiales sensoriales. Elementos que están diseñados para refinar los sentidos o hacen palpable un concepto abstracto.

  3. Ambiente preparado. En Montessori al salón de clases se le llama Ambiente. Ambiente preparado es el salón completamente listo para que los niños puedan llevar a cabo sus actividades con la menor ayuda del adulto. Esto incluye que el mobiliario sea de tamaño adecuado para los niños.

  4. Propósito inteligente. Es que las actividades tengan un fin educativo, alcanzable y relevante para el desarrollo del niño.

  5. Tangibles. Que se puede tocar.

  6. Cognitivo. Lo relacionado al conocimiento.

  7. Carácter. Modo en el que una persona actúa normalmente. Es el modo de ser y comportarse. Viene del ambiente que rodea a la persona.

  8. Personalidad. Emociones, entendimiento y conducta de una persona. Es la suma de aspectos biológicos y ambientales.

bottom of page